lunes, 12 de diciembre de 2016

Exótica sorpresa.

Aunque hacia unas semanas que lo había visto, y además sabia de la existencia de una cita en Marbella (Birgit Kremer 2011), lo cierto es que hoy me llevé una sorpresa. Porque no era uno sólo sino al menos dos y puede que hasta tres, aunque este último extremo no lo puedo confirmar, los ejemplares de Turaco violaceo Musophaga violacea, que he estado observando durante al menos dos horas.
Esta especie exótica de procedencia centroafricana, vive en los bosques tropicales del vecino continente y no es un ave que realice desplazamientos migratorios de entidad, mucho menos hacia Europa, pues es sedentaria en su área de distribución natural. Aunque tiene categoría de amenaza según la UICN, parece que es una especie presente en zoológicos y colecciones privadas, y casi con total seguridad estos ejemplares proceden de escapes o sueltas.

Casi exclusivamente frugívora y de un tamaño parecido al de nuestro Arrendajo, se movía entre la espesura de los árboles de la zona, de cuyos frutos se alimentaba. Estos frutos eran los del Almez Celtis australis y una especie de Ficus Ficus spp. Además también daba constantes viajes hacia los olivos, donde sin duda engullía alguna suculenta aceituna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada